Octubre 30, 2016

¿Qué busco cuando voy al barbero?

Poco a poco la figura del barbero va teniendo un papel más protagonista en la sociedad actual. Los hombres cada vez le damos más importancia a nuestra imagen y, los que llevamos barba, también queremos tenerla cuidada.

Hay muchísima oferta en el mundo de las peluquerías, pero lo que realmente diferencia a la barbería, o eso pretendemos, es el trato que se le da a las personas que han decidido dedicar una parte de su tiempo con nosotros.

dsc_0882

Ir al barbero no es solo cortarse el pelo o arreglarse la barba, ir al barbero implica muchos más detalles que nos permiten conseguir el objetivo que nos hemos propuesto desde el principio, proporcionar un lugar donde poder desconectar de los problemas cotidianos y dejar de pensar durante un rato en todas las tareas que tenemos pendientes o en el día que hemos tenido en el trabajo.

Un masaje después de cortarte el pelo, una toalla caliente o el resultado del afeitado con navaja son ejemplos de lo que hablábamos antes. Esto es lo que diferencia las barberías del resto de servicios de peluquería.

En el rugby, se conoce como tercer tiempo a la parte en la que, tras estar todo el partido enfrentados, el equipo local invita a unas cervezas al equipo visitante y en ese momento liman asperezas, el cual se convertirá en un momento de relax para todos. Si lo sacamos del ámbito deportivo y lo extrapolamos a la vida cotidiana, el primer tiempo sería nuestra casa, el segundo el trabajo y el tercero la barbería.

Cuando alguien va al barbero se encuentra en su tercer tiempo y viene a la barbería, nuestro segundo tiempo que, en este caso, también es nuestro primero porque es nuestra casa. Por eso nuestro objetivo es que la persona que viene pase un rato agradable, desconectado de todos los problemas del día, y salga con un buen corte de pelo, un arreglo de barba en condiciones y una sensación de bienestar que solo se consigue con el trabajo diario que hacemos.

En definitiva, si lo que buscamos es un lugar donde poder dedicarnos un rato para nosotros mismos y además cubrir la necesidad de llevar el pelo o la barba arreglados, la solución es fácil, venir a vernos!


 

4 Comentarios

  • Respuesta F. Heras 22/10/2016 at 10:51

    ¡Bravo, Juanjo! Resulta difícil describir mejor lo que buscamos en el barbero y, afortunadamente, encontramos junto a vosotros. Cuando la técnica es impecable y la atención más que profesional, muchos se darían por satisfechos, pero Jaume y tu lográis que el reloj se detenga un rato y nos sumerjamos en un fabuloso tercer tiempo.
    Un abrazo en mi nombre y el de, seguro, muchos otros.

  • Respuesta Juan Garcilaso 31/10/2016 at 21:31

    Del escrito de JJ, me atrevo a sacar una conclusión: Barberías, hay muchas; pero, para un buen trato personal garantizado, está Barbers Crew.
    Quienes busquen un rato relajado, tranquilo, es decir -y de acuerdo con JJ- “la tercera parte del partido” (por cierto, espléndida metáfora), “la puede encontrar allí”.
    Me sumo al abrazo que F. Heras os ha dado. Me siento representado.

  • Respuesta ¿Barbero se hace o barbero se nace? | Barbers Crew 04/12/2016 at 23:21

    […] embargo, como ya hablamos en otra entrada de este blog, un barbero no sólo tiene que saber cortar el pelo o arreglar la barba. Un barbero de verdad tiene […]

  • Respuesta Leonardo Poza Abad 20/01/2017 at 12:13

    Leyendo este post, me ha recordado una charla del TED que seguro que os gusta. Aconsejo que le dediquéis 14 minutos…

    https://www.ted.com/talks/joseph_ravenell_how_barbershops_can_keep_men_healthy?language=es

    Un saludo. Nos conoceremos la semana que viene 😉

  • Deja un comentario