Noviembre 27, 2016

¿Cuál es el futuro de la barba?

La barba sienta muy bien, somos conscientes de ello, y es uno de los motivos principales del resurgir de las barberías.

Pero, para llegar al momento en el que estamos, hay que echar un vistazo a la historia, conocer qué ha pasado a lo largo de todos estos años, y así poder prever qué pasará en el futuro con nuestra barba.

La barba ha pasado por diferentes fases en los últimos tiempos, pero no hace falta retroceder cien años para comprender el auge que estamos viviendo en la actualidad.

barba futuro jaume barbers crew

Cuando pensamos en la figura del barbero, lo primero que nos viene a la mente es la barbería de toda la vida. El típico barbero con una experiencia y una calidad en el corte exquisitas, pero con el mismo resultado de estilo clásico que no ha variado en todos sus años de profesión.

El punto de inflexión surgió sobre los años 80, en pleno auge de la escena Glam, cuando apareció una generación que ya no quería ese tipo de servicios. Una juventud a la que no le gustaban los cortes clásicos y buscaba una imagen moderna e innovadora llena de cardados, extensiones, permanentes, cortes asimétricos o colores imposibles. Y, mientras las peluquerías de mujeres supieron adaptarse a los nuevos tiempos, las barberías se quedaron estancadas y envejecieron junto con su clientela.

Las peluquerías abrieron sus puertas a los hombres, pero no contaban con la experiencia ni las técnicas de la barbería, por lo que comenzó una etapa de extinción de la barba, y el afeitado y la depilación fueron los protagonistas.

Tras una época de metrosexualidad, donde el pelo en la cara y en el cuerpo parecía que daba alergia, llegamos a la actualidad. Un momento en el que la barba ha vuelto a cobrar protagonismo. Un momento en el que las barberías sí han sabido adaptarse con una nueva generación de barberos dispuestos a reconquistar el terreno que habían perdido.

La barba ha vuelto para quedarse y, tras una etapa que parecía una competición por ver quién se dejaba la barba más larga, creemos saber que rumbo tomará en un futuro cercano.

Lo bueno de tener una barbería es que no te hacen falta estudios de mercado, los propios clientes son los que te van diciendo cuál será el futuro de la barba según lo que demandan.

Si tenemos que apostar por cómo serán las barbas el año que viene, diremos que las barbas van a ser más cortas que en este último año. Los hombres han tenido una etapa de reivindicación, pero una barba larga requiere una dedicación de la que no siempre disponemos. Una barba más corta, aunque igualmente arreglada, requiere un cuidado mucho más sencillo.

Lo mejor, pasarse por la barbería y comprobar cómo van cambiando las barbas a lo largo del año que viene.

Sin comentarios

Deja un comentario